Fidencio Trejo Flores


Nació en Ciudad Victoria, Tamaulipas, el 16 de noviembre de 1884, sus padres Don Faustino Trejo y señora Martina Flores de Trejo, familia muy humilde, de honestidad valiente y solvencia moral a toda prueba. Pasó su niñez y su juventud en su tierra natal, habiéndose destacado en sus estudios de enseñanza primaria en la Escuela de Varones Numero Uno que dirigía el profesor Antonio Villanueva. Mas tarde sobresalía en el Instituto Literario del Estado, y fue muy estimado de sus maestros, entre quienes figuraron nada mas, ni nada menos que Epigmenio Garcia, Lauro Aguirre, Matias S. Canales y el notable académico y poeta Juan B. Tijerina.

Al terminar su educación primaria ingreso a la hoy Benemérita Escuela Normal, en la cual una visión de miras ejemplar, figurando siempre como estudiante con tendencias especiales al desarrollo de la literatura, materia en la que posteriormente destaco como una de las figuras mas brillantes del estado; sobresaliendo en su forma creativa, recta y valiente, valorado así por Don Juan B. Tijerina y otros grandes maestros como Zeferino Fajardo, Felix Acuña, Enrique de Keratry, Guadalupe Jaramillo y otros más.

En unión con otras personas fundo una escuela nocturna gratuita para adultos que laboro de 1904 a 1905 y otra para obreros en 1908.

En 1906 ingreso a la Sociedad Mutualista Alianza Obrera Progresista a la que perteneció durante toda su vida.

En 1907 y 1908 fue miembro de la mutualista Concordia de Nuevo Laredo y de la filial a Benito Juarez de Laredo, Texas.

Habiendo terminado su carrera de maestro de enseñanza primaria el 5 de septiembre de 1906, un periódico local de aquella época comentó el suceso de esta manera: «…este apreciable caballero, bien merecía dedicarse a la noble profesión de maestro, pues ha dado pruebas de abnegación y amor al saber cuando hacia sus estudios en la escuela normal de profesores de esta capital, atravesando por circunstancias nada favorables, y por su carácter reflexivo y juicioso aunado a su talento natural, es una garantía para el éxito de las delicadas labores del educador…».

Prestó sus relevantes servicios profesionales bajo la dirección del maestro y liberal profesor Zenon Araujo; y buscando horizontes mas amplios para el despliegue de su imaginación y perfil de gran liberal, curso la carrera de jurisprudencia y la termino brillantemente en el año de 1913, en la primera escuela de esta índole que funciono en el Estado de Tamaulipas. Siendo estudiante fundo en Ciudad Victoria, la Sociedad de Justicia y Ley.

Estando sólida su personalidad dentro de su profesión y con sus claras y firmes inclinaciones liberales y contrario a toda injusticia y despotismo, tuvo el valor de fulminar en sus escritos por medio de la prensa a los déspotas de la época porfiriana, sufriendo por ello desaires que le hicieran sociedad y gobierno de aquella época.

Muy joven ingreso en la Institución Masónica cuya organización le ofrecía los más amplios caminos para desarrollar sus ideales de independencia y de libertad, perteneció a las Respetables Logias Simbólicas «Hijos de la Luz» No. 8 de Tampico, y «Victoria» No. 7 de Ciudad Victoria, ademas, en el año de 1924 fue designado Gran Maestro de la muy Respetable Gran Logia de Tamaulipas.

Indiscutiblemente que la época mas brillante en su vida ciudadana fue la postura firme y resuelta al lado de la causa de Don Francisco. I. Madero, siendo uno de sus primeros afiliados en Tamaulipas y actuando a favor de los principios revolucionarios a través de la prensa libre, especialmente en el periódico «Tamaulipas» que fue uno de los baluartes del Estado en cuanto a ideología liberal y en cuya publicación Trejo Flores puede considerarse como su palanca mas fuerte.

Al triunfo de la Revolución Maderista, el licenciado Trejo en plena juventud fue electo por sus virtudes cívicas en el año de 1912, diputado a la XXVI Honorable Legislatura de Tamaulipas, en cuyo honroso sitial lo encontró la cobarde y criminal traición de Victoriano Huerta contra Francisco I. Madero y Jose Ma. Pino Suarez.

Al dirigirse Huerta a los gobernadores de los estados y a las Cámaras locales pidiéndoles su reconocimiento, el licenciado Fidencio Trejo Flores después de una brillante cátedra de jurisprudencia, de moral y de justicia que hizo época en los anales políticos del Estado, se negó a reconocer al dictador por cuya actitud y en compañía de sus correligionarios de cámara que lo secundaron en su opinión, Dr. Pedro I. Mireles y Alfonso Guillen, fueron trasladados por orden del usurpador, a la capital de la República y amenazados de muerte en la vieja prisión de Tlatelolco, desde cuyas celdas, el licenciado Trejo Flores ratifico ante los incondicionales de Huerta su posición de opositor, lamentando el asesinato de Madero y Pino Suarez, cuya postura lo orillaba al paredón en el que Huerta acostumbraba liquidar a sus enemigos políticos.

Al triunfo de la Revolución Constitucionalista encabezada por Don Venustiano Carranza y sus soldados, a tiempo abrieron al licenciado Trejo Flores las puertas de su prisión e inmediatamente se reintegro a su Estado, siendo recibido en la Capital en medio de una manifestación jubilosa que hasta ahora no ha tenido igual, especialmente por la calidad humana de sus componentes, en donde figuraban hombres, mujeres y niños de todas las clases sociales, especialmente de la popular, caminando en medio de aquella multitud desde la estación del ferrocarril hasta su humilde hogar.

Valeroso gesto anteriormente señalado, el licenciado Trejo Flores fue llevado por el partido liberal, en 1918, nuevamente a la Cámara de Diputados al triunfo de Venustiano Carranza; y como quisiera, por capricho inexplicable el propio Señor Carranza arrebatarle una elección limpia y ganada a buena ley al general Luis Caballero, en cuya cámara figuraba el licenciado Trejo Flores; el mismo con valor a toda prueba, reclamó al Gobierno de la República por tratar de imponer en Tamaulipas a un impostor, y uniendo la acción a la palabra empuñó el arma de soldado para defender la soberana de Tamaulipas al lado del propio general Caballero, acompañados de Eugenio López, Ricardo Cortina, Cipriano Guerra Espinosa, Rodrigo Flores Villarreal, Santos Caballero, Pedro Morales y otros, así como los muy destacados nacionalistas, intelectuales y amigos del Gral. Luis Caballero y Trejo Flores: Lauro Aguirre, Zeferino Fajardo, Lázaro de la Garza y otros muchos.

Ocupo el cargo de magistrado del Supremo Tribunal de Justicia del Estado del 24 de noviembre de 1919 al 3 de mayo de 1920.

Terminadas las lides políticas y encauzadas en el país dentro del orden constitucional, el licenciado Trejo Flores desempeño puestos de relevancia en el estado, desde interinatos de gobernador, juez en diversas épocas, consejero de los Gobiernos Revolucionarios, catedrático de la escuela normal, magistrado del Supremo Tribunal de Justicia y director de su querida Escuela Normal.

Contrajo matrimonio a los 26 años de edad, el 21 de diciembre de 1910, con la profesora Julia Durón, sus hijos: Urania, médico dental; profesora Dafne y Fidencio, mecánico de aviación militar y automovilista. Habiendo enviudado, contrajo segundas nupcias con la señora Maria del Socorro Macías, conviviendo con ella hasta su fallecimiento que ocurrió el 23 de febrero de 1952 en ciudad Victoria. Destaco como poeta con sus poemas Alma Nueva, Decisión y A Madero.

El 20 de noviembre de 1954, se da cumplimiento al Decreto número 273 por el que se declara ciudadano distinguido de Tamaulipas y al mismo tiempo se dispuso que su retrato sea colocado en el salón de sesiones de la propia legislatura, con una placa que dice: «El ciudadano licenciado Fidencio Trejo Flores defendió la dignidad y soberanía de Tamaulipas en la histórica sesión del viernes 27 de julio de 1913. Homenaje de gratitud del pueblo de Tamaulipas».

Desde su adolescencia caracterizo la personalidad de Fidencio Trejo, una implacable rebeldía contra la opresión y todas las tiranías, las que combatió en la tribuna y por la prensa en forma enérgica y valiente que lo hicieron aparecer como un liberal de gran estatura en el estado y mas allá de nuestras fronteras, hasta la propia capital de la República.

Ni en los momentos mas críticos de su vida personal y política, lograron las circunstancias adversas doblegar las convicciones liberales y de alta visión social que predicó y practicó con alma y corazón nacionalista por toda su vida el gran liberal FIDENCIO TREJO FLORES.


213 Aniversario del Natalicio de Benito Juárez

  • 21 de marzo de 2019
  • Eventos Cívicos

Ceremonia Conmemorativa del Día de la Bandera


  • 28 de febrero de 2019
  • Eventos Cívicos

102 Aniversario Luctuoso de Alberto Carrera Torres

  • 19 de febrero de 2019
  • Eventos Cívicos
Todos los derechos reservados © 2019 / Gobierno del Estado de Tamaulipas 2016 - 2022