Ganador de convocatoria “Ponle nombre a tu Robot”


Ficha del Cuento

Valores:         Inclusión  y Respeto

Enseñanza:  Aceptarnos a nosotros mismos  y a quienes nos rodean. Todos aportamos un granito de arena y reconocemos ser diferentes.
 
Participante: Marco Antonio Lumbreras Gómez
Nombre de la Escuela: Jardín de Niños Estefanía Castañeda
Municipio: Antiguo Morelos, Tam.

 

TAMito EL ROBOT

         Tamito creció en la periferia de Cd. Victoria, nunca conoció a sus papás, y  fue criado por su abuelita RoboTita, una vieja robot generación 1900; Tamito, aunque de un modelo más reciente, le faltaba una patita, la cual su abue para hacer menos triste su infancia le adaptó una de lata de refresco  y pequeños amarres de alambre y madera. Tamito creció en un pueblito que pocas veces tenía luz y agua, su sueño era ir por primera vez al parque y conocer especies de animales,  en ese hermoso parque que solo conocía en las narraciones de su abuela: Tamatán.

Tamito tenía 12 años, y su escuela secundaria quedaba lejos de su poblado, todos los días viajaba con el lechero 60 kilómetros para acudir a sus clases. Vivió una infancia sin lujos, y todas las noches esperaba la luz del sol para alistarse e ir aprender más de su maestro. Los fines de semana y vacaciones a veces eran aburridos porque no iba a su escuela, pero usaba su tiempo libre para avanzar sus libros de ejercicios, le encantaba leer mucho, hacer cartas y ayudar a su abue RoboTita con los quehaceres del hogar.

Aunque su gusto por la escuela era lo máximo, no faltaba el compañero que se burlaba por usar una pata de hojalata. Eso deprimía mucho a Tamito, porque él no les hacía ningún daño, al contrario, muchas veces ayudaba con tareas para hacerse de más amigos. Sus buenas notas provocaban la envidia de muchos que no se explicaban cómo si era un ser “incompleto” podía ser mejores que ellos.

Un día Tamito pidió a su abuelita que le hiciera un pastel con muchísimo betún para llevar a la escuela, Tamito muy contento llegó corriendo con el pastel y sus libros para dar una gran sorpresa.

 BrayanCop, un robot de última generación, luces y greñas led que era su atractivo más especial y llamativo, unos grandes zancos que  le permitían ser más alto que todos los demás, llevaba días planeando una broma en contra del inocente Tamito, por lo que al verlo llegar le mete el pie,  y el pequeño Tamito va a dar al suelo con el delicioso emparedado que su abue le había preparado, quedando embarrado en su cara de la cual salían pequeñas lágrimas de tristeza.

El maestro, corriendo va y levanta a Tamito, limpia el betún y consuela su llanto, preguntándole para quien era tan bonito detalle, por lo que responde:

– El pastel era para mi amigo BrayanCop, solo quería decirle que lo admiro mucho y que me gustan sus luces LED y que sus zancos están geniales, que nunca había visto uno tan perfecto, moderno, alto y fuerte, y  que  hoy que es su cumpleaños  este era mi regalo, maestro déjeme ir no me gusta que me vean así, además estoy todo embarrado y mi sorpresa ya no está.

BrayanCop se quedó asombrado, jamás esperó que alguien que no era de su círculo de amigos tuviera tan noble gesto, por lo que fue y abrazó a Tamito, le regaló sus zancos los cuales adaptó en ese mismo momento a su patita de hojalata.

El maestro gustoso por la escena tan emotiva, anunció una buena noticia para todos :

-Queridos alumnos me es grato informarles que nuestro grupo obtuvo el mejor puntaje de la prueba PLANEA, Tamito fue el más alto y gracias a él, el director y la Asociación de padres de familia nos regalan un viaje a Cd. Victoria con visita a nuestras autoridades educativas y adivinen qué: también  al Planetario y a Tamatán.

Tamito gritó y casi se desmaya de alegría nunca pensó que su sueño se haría realidad y que gracias a su generosidad e inteligencia, sus compañeros lo nombraron representante de grupo e incluyeron en todas las actividades, a partir de ese día todos comprendieron que eran diferentes, pero ninguno mejor que otro, todos amigos y felices, con sus cosas buenas y malas, distintos y divertidos: perfectamente imperfectos.

 

F I N

 


Todos los derechos reservados © 2019 / Gobierno del Estado de Tamaulipas 2016 - 2022