Código de Ética

Código de conducta de la Secretaría de Educación

Quienes laboramos en la Secretaría de Educación compartimos la responsabilidad y el privilegio de contribuir a la tarea fundamental para el desarrollo y prosperidad de México: la formación de las y los buenos ciudadanos que habrán de tomar las riendas de nuestro gran país en el futuro cercano.

Para alcanzar estos propósitos, es necesario contar con un referente ético que oriente las conductas de quienes colaboramos en esta Secretaría. Este modelo de comportamiento, contiene los elementos que expresan la manera en que las y los servidores públicos habremos de conducirnos, considerando ante todo la búsqueda del bien común.

Hagamos de este código de conducta, la guía de nuestro diario actuar, tanto en el trabajo como fuera de él, y hacer de la Secretaría de Educación de Tamaulipas la base del México más fuerte, más incluyente, más democrático y generoso, que todos queremos.

Bien común: nuestras decisiones se dirigen a satisfacer necesidades e intereses de la sociedad, por encima de conveniencias particulares. Nuestros juicios y conducta no son influenciados por empeños que perjudican o benefician a personas o grupos en detrimento de la sociedad. El servicio público es una misión que adquiere legitimidad al satisfacer las demandas sociales y nunca cuando se persiguen beneficios individuales.

Integridad: actuamos con honestidad y apego a la verdad. Fomentamos la credibilidad de la sociedad en las instituciones públicas y contribuimos a generar la cultura de confianza y apego a la verdad.

Honradez: evitamos obtener provecho o ventaja personal de nuestro cargo público o para favorecer a terceros. No buscamos ni aceptamos compensación o prestación de cualquier persona u organización que comprometa nuestro desempeño público.

Imparcialidad: actuamos sin conocer preferencias o privilegios indebidos a organización o persona alguna. Tomamos decisiones objetivas, sin prejuicios y sin permitir influencia de otras personas.

Respeto: damos a las personas trato digno, cortés, cordial y con tolerancia. Reconocemos en todo momento sus derechos, libertades y cualidades.

Justicia: nos conducimos con apego a las normas jurídicas inherentes a la función pública que desempeñamos, con la obligación de conocer, cumplir y hacer cumplir las disposiciones jurídicas que regulan el ejercicio de nuestra responsabilidad institucional.

Transparencia: permitimos y garantizamos el acceso a la información gubernamental, en apego a las disposiciones normativas y los derechos de privacidad de los particulares señalados en la ley. Hacemos uso responsable y claro de los recursos públicos, con transparencia y sin discrecionalidad indebida en su aplicación.

Igualdad: proporcionamos los servicios de nuestra responsabilidad a toda persona, sin importar sexo, edad, raza, credo, religión o preferencia política. No aceptamos influencia de circunstancias ajenas que propicien el incumplimiento de la responsabilidad.

Rendición de cuentas: asumimos la responsabilidad de nuestro desempeño en observancia al proceso de evaluación de la misma. Realizamos nuestras funciones con eficacia y calidad. Desarrollamos procesos de mejora continua, con apertura, modernización y optimización de los recursos públicos.

Liderazgo: cumplir íntegramente este código de ética en el des empeño de nuestras funciones públicas promueve valores y principios en la sociedad. Construimos confianza de los ciudadanos en sus instrucciones, a través de nuestra actitud, actuación y buen desempeño.

 

Todos los derechos reservados © 2017 / Gobierno del Estado de Tamaulipas 2016 - 2022